¿Qué debo saber antes de entrar en uno de los coffee shops en Ámsterdam?

Ya sea por curiosidad o vocación, no podrás marcharte de esta ciudad sin visitar uno de esos famosos locales que hoy en día reciben el nombre de coffee shop. Estas son las normas básicas que debemos conocer antes de atravesar el umbral de alguno de ellos:

  • Prohibida la entrada a menores de 18 años (algunas veces 21 años).
  • Prohibido el consumo de “drogas duras”.
  • Posibilidad de comprar 5 gramos por día como máximo.
  • Prohibido el consumo de cigarrillos y alcoho

Hoy en día el término coffee shop forma, de manera indudable, una parte esencial de la cultura tolerante que representa Ámsterdam. Estos establecimientos son uno de los principales atractivos para los más de 17 millones de visitantes que recibe la ciudad cada año. Pero, ¿cuándo y por qué aparecieron? Tenemos que retroceder 40 años para encontrar y comprender el origen de estos locales con apariencia de pubs, cafeterías, bares o restaurantes donde está permitido consumir y comprar drogas blandas, como la marihuana o el hachís.

Origen de los coffee shops en Ámsterdam.

Corrían los años 60, y el consumo de heroína y marihuana entre la población holandesa, y sobre todo entre los jóvenes, se había disparado. Al principio, el gobierno holandés, como en la mayoría de lugares del mundo, trató sin éxito de perseguir el consumo de todas las drogas por igual. Fue a comienzos de la década de los 70 cuando se produjo un cambio radical respecto a la política anti-drogas holandesa.

Aceptando que no tenían recursos suficientes para detener el consumo de drogas, decidieron diferenciar entre drogas blandas (marihuana) y drogas que representan un riesgo altísimo para la salud (heroína, cocaína, etc.). Desde ese momento las drogas blandas como la marihuana pasan a estar “toleradas”, es decir, la policía, salvo falta grave, mirará para otro lado, permitiendo su consumo, y centrarán todos sus esfuerzos en frenar el consumo de drogas duras, como la heroína.

Gracias a esta política, progresivamente nacieron una especie de cafeterías donde era posible fumar y comprar marihuana. El primer lugar que se comportó como un “Coffee Shop” se llamaba Yellow Mellow (1967), sin embargo, en una lista oficial creada por el ayuntamiento, el primero en obtener la licencia fue el famoso Bulldog. La lucha por ser uno de los primeros coffee shops en Ámsterdam estaba servida, o más bien, ser el primero.

Los coffee shops en la actualidad.

Cada cierto tiempo el gobierno holandés redacta nuevas directivas a las que todos los coffee shops deben atenerse, y que por lo general van restringiendo paulatinamente su actividad. De hecho, de los 350 locales que existían en Ámsterdam a finales de los 90, tan solo permanecen abiertos 175 a fecha de hoy, y es que ya no se emiten nuevas licencias.

Tanto es así, que, en 2017, uno de los coffee shop que se vió obligado a cerrar sus puertas por las nuevas políticas holandesas fue el mencionado Yellow Mellow, ¿el motivo? estar situado a menos de 250 metros de una escuela. Lo que muchas veces no se cuenta es que se trataba de una escuela de peluquería.

Finalmente, en algunos lugares de los Países Bajos, ya ha entrado en vigor la Weed Pass, norma que sólo permite entrar en los coffee shops a residentes y no a turistas. Como podréis imaginar Ámsterdam no se encuentra entre las ciudades afectadas por esta normativa, pero nadie descarta que pueda suceder algo parecido en un futuro no muy lejano.

Por estas razones, son muchos los que piensan que los coffee shops en Ámsterdam serán completamente prohibidos en un corto espacio de tiempo, y esos lugares donde actualmente acude gente de toda raza y clase social a relajarse y conversar, desaparecerán, y con ellos una parte importante del corazón holandés.

Cabe destacar que dentro de nuestros tours por Ámsterdam, hablamos de la evolución experimentada dentro del país respecto a los coffee shops, ya que algo que podemos afirmar, es un asunto de interés para el viajero que se anima a conocer las tierras holandesas.