estatua de Pessoa

¿Cuál es la historia detrás de la estatua de Fernando Pessoa?

By | Blog Lisboa | No Comments

El Café A Brasileira es uno de los cafés más antiguos y famosos de Lisboa. Se encuentra en el barrio histórico de Chiado. Este local fue abierto en el año 1905 y era conocido por vender el verdadero café brasileño, proveniente de Minas Gerais. También es famoso por haber sido el primer café en vender la bica, un café muy fuerte que se toma como un expreso. Ha sido históricamente el lugar de encuentro de muchos artistas y escritores, siendo uno de ellos el famoso poeta portugués Fernando Pessoa. Este personaje característico de la cultura portuguesa está representado fuera del local, sentado en una mesa hexagonal. La estatua de Pessoa está hecha de bronce y fue colocada en su actual lugar en el año 1988.

La verdadera razón por la cual Pessoa pasaba tantas horas en el café A Brasileira se desconoce. Algunos piensan que era para encontrarse con sus amantes, otros piensan que para escribir, y otros que era para ahogar sus penas.

Pero, ¿quién es Fernando Pessoa?¿Qué más podemos saber de él?

Fernando Pessoa es uno de los poetas más influyentes en la historia portuguesa. Famoso por sus poesías así como por sus excentricidades, se puede sentir la presencia de este artista en el barrio de Chiado.

Pessoa fue una persona muy culta. A corta edad se mudó a Sudáfrica con su familia donde estudió y aprendió inglés. Al regresar a Lisboa con 17 años comenzó a ganarse la vida de distintas formas; trabajó como traductor, ensayista, crítico, editor, y escritor. Pero no fue sólo esto lo que lo hizo conocido frente al mundo sino su excéntrica manera de vivir la vida. La estatua de Pessoa situada frente al Teatro Nacional San Carlos representa muy bien esta característica propia del escritor. En esta escultura de Pessoa el poeta tiene una cara de libro, literalmente, contrastando a aquella localizada en el café. En otras palabras, la estatua de Pessoa se convirtió en uno de los símbolos representativos del café A Brasileira y de la cultura portuguesa.

La visual de esta estatua junto con otros muchos más detalles podemos obtenerla en nuestro free tour Lisboa.

centro de lisboa

¿Cómo sacar el máximo partido al centro de Lisboa?

By | Blog Lisboa | No Comments

Lisboa: la ciudad de las siete colinas

Sin lugar a dudas, la mejor manera de iniciar tus tours por Lisboa es visitar el antiguo corazón de la ciudad: su centro. Para hacer las cosas más sencillas, podemos dividir el centro de Lisboa en tres zonas: el Barrio de Alfama, la zona de la Baixa (o Baixa-Chiado) y el Bairro Alto. Es imprescindible visitar estas zonas de la ciudad.

La capital portuguesa, en su gran mayoría, ha sido reconstruida debido a las grandes catástrofes que la han abatido. El terremoto del año 1755 deja marcada irremediablemente la historia de la ciudad destruyendo gran parte de ella y matando a miles y miles de ciudadanos lisboetas. Pero dejémonos de tragedias y hablemos de la belleza.

Disfruta paseando por el centro de Lisboa.

Lisboa es llamada la ciudad de las siete colinas, y es que esta ciudad está llena de cuestas que la hacen aún más especial. La más alta encierra el barrio de la Alfama, el más antiguo y auténtico de la ciudad. Por su contra, en el centro nos encontramos con numerosas plazas y amplias calles que en su momento fueron consideradas demasiado grandes e innecesarias. Sin embargo, el Marqués de Pombal, encargado de la reconstrucción de la ciudad, afirmó que llegaría el día en que esas amplias calles se volverían pequeñas.

Las plazas del centro de Lisboa son amplias, coloridas y llenas de vida. Recorrer el tramo que va desde la Plaza del Comercio (lugar de comienzo de todos nuestros tours y de nuestro free tour Lisboa) hasta la Plaza de Figueira lleva cinco minutos, pero en ese corto camino encontrarás calles muy llamativas y llenas de historia que te harán viajar en el tiempo. La plaza del Rossio (o de D. Pedro IV) y la plaza de Restauradores nos dan a conocer la famosa calcada portuguesa y nos cuentan una gran parte de la historia lisboeta. Cerca de esta plaza de Rossio se encuentra la antigua Iglesia de Santo Domingo, un auténtico recordatorio de las catástrofes sufridas por esta ciudad.

Si nos dirigimos en dirección opuesta a la Plaza de Rossio, nos encontraremos con el elevador de Santa Justa. Este ascensor nos ofrece una vista panorámica impresionante del centro de Lisboa. Sin embargo, éste no es el único elevador de la ciudad. Te encontrarás con muchos de ellos a lo largo de tu visita.

Lisboa ofrece sus encantos durante la noche.

Y si lo que buscas es disfrutar de la noche lisboeta, debes dirigirte a este barrio, una zona llena de bares, restaurantes y miradores para disfrutar de la ciudad. Este barrio contiene muchas callejuelas y coloridas decoraciones que llaman la atención del turista, pudiendo apreciarse en todas ellas el esplendor de la cultura portuguesa.

El centro de Lisboa te sorprenderá y te enamorará. Además, su proximidad con el mar le otorga una singular belleza y un toque especial a esta ciudad.

Convento del Carmo

Convento del Carmo. Una visita recomedada

By | Blog Lisboa | No Comments

Las ruinas del Convento del Carmo es una de las vistas más bonitas e impresionantes de Lisboa. Es un permanente recordatorio de lo sucedido en 1755, cuando un catastrófico terremoto destruyó la mayor parte de la ciudad. Se dice que fue el temblor más fuerte de la historia del viejo continente y marcó de forma definitoria la historia de Lisboa.

¿Cuáles son los orígenes del convento del Carmo?

El convento fue fundado en 1423, después de estar bajo construcción durante varias décadas, con el nombre Convento Carmelita de Nossa Senhora do Vencimento por orden de Nuno Álvares Pereira. Durante muchos siglos, este majestuoso monumento gótico fue el más grande de la ciudad. Sin embargo, al día de hoy se conservan solamente sus cimientos ya que el terremoto hizo que el techo del templo carmelita colapsara por completo. Además, esta devastadora sacudida provocó posteriormente un incendio que dejaría tanto la arquitectura de este convento como al resto de la ciudad destrozada.

Fue la reina D. María I quien se interesó por reconstruir el monumento. Sin embargo, debido a falta de financiación y a la extinción de las órdenes religiosas del país en 1834 no se pudo llevar a cabo su reconstrucción, dejando el Convento del Carmo en las condiciones en las que lo encontramos en la actualidad. A cielo abierto, el templo es uno de los mejores lugares de la ciudad para entender los daños provocados por lo que sucedió en la mañana del 1 de Noviembre de 1755.

Apertura del museo arqueológico del Carmo.

El museo fue instalado en las ruinas del Convento del Carmo y fue el primer museo de Portugal. Contiene piezas y artefactos de mucho valor histórico, arqueológico y artístico que datan desde la pre-historia hasta la época contemporánea. Asimismo, dentro del museo se encuentra también una réplica en miniatura del templo del Carmo antes de su destrucción.

Era aquí también donde se encontraba la sepultura de Nuno Álvares Pereira y del rey D. Fernando I. Nuno se convirtió en carmelita y cambió su nombre a Hermano Nuno de Santa María y fue él quien ordenó la construcción del convento. Vivió en el templo desde la muerte de su esposa en el año 1423 hasta su muerte en 1431.

El 1 de Noviembre de 175 es una fecha que los portugueses nunca olvidarán. El terremoto marcó en este día un antes y un después en la historia de Lisboa; el convento nos sirve también como testimonio de la terrible tragedia que sufrió esta ciudad. Finalmente, cabe decir que este espacio, a pesar de ser pequeño y que no es uno de los principales puntos turísticos de la ciudad, es una de las joyas escondidas de Lisboa que no deja de sorprender a todos los viajeros que deciden visitarlo. De hecho, es uno de los puntos que visitamos dentro de nuestro free tour Lisboa.

pasteles de belém

¿Por qué son tan famosos los Pasteles de Belém?

By | Blog Lisboa | No Comments

Si estás planeando visitar Lisboa o ya te encuentras en esta hermosa capital, seguramente habrás oído hablar de los pasteles de Belém. Si bien en general la repostería portuguesa es una de las mejores del mundo, cabe destacar de entre toda su oferta estas deliciosas tortitas de crema. Dicha delicia se ofrece en muchas de las pastelerías de Lisboa, pero hay una que destaca sobre toda las demás por su calidad: Pastéis de Belém.

Estos afamados dulces son parte importante de la gastronomía portuguesa. Si vas a la Pastéis de Belém, junto al monasterio de los Jerónimos, es normal que os encontréis con largas colas de clientes deseosos de hacerse con una bandeja de su producto estrella. Pero no te asustéis por la espera, pues la fila se mueve rápido y el tiempo pasa volando: el premio merece la pena.

Los números de esta afamada pastelería son asombrosos, pues tiene una producción medía de 20.000 pastelitos diarios, llegando en temporada alta a duplicar su producción. Cabe destacar el mimo con que esta pastelería cuida sus tartaletas, pues a pesar de semejante volumen de negocio, la calidad de esta joya gastronómica no pierde ni un ápice de su calidad. Esta mítica pastelería es sin duda una visita obligada en Lisboa.

Pero, ¿cuál es el origen de estos dulces tan populares?

Su historia de los pasteles de Belém se remonta a comienzos del siglo XIX, durante el periodo de la Revolución Liberal. Una de sus consecuencias fue la desamortización de todos los conventos y monasterios de Portugal, incluido el monasterio de los Jerónimos de Belem. Esto causó que el panadero del monasterio se quedase en el paro, y por tanto sin dinero. Un empresario local le compró su receta, haciéndose con una patente alimenticia que levantaría un impero.

Domingos Rafael Alves, el afortunado nuevo poseedor de la receta, rápidamente alquiló un local, se hizo con los servicios de la azucarera cercana, y empezó a producir su nuevo dulce estrella a gran escala. Su fama pronto alcanzó Lisboa, Europa y algunas colonias portuguesas.

Esta pastelería sigue emplazada en su lugar original, por lo que, al placer de degustar los pasteles de Belem, se le une el encanto de saber que se está haciendo en un lugar lleno de glamur e historia, no en vano por esta pastelería han pasado mandatarios y artistas de fama internacional.

Sin duda, el mejor lugar posible donde recuperar fuerzas al terminar nuestro Belém Tour.