Cuando hablamos de “De Waag” nos referimos al edificio no religioso más antiguo de Ámsterdam. Existe cierta controversia sobre si fue construido en 1466 o 1488, en cualquier caso, De Waag ha sido testigo de casi toda la historia de la ciudad, a la cual con su presencia y utilidad le ha prestado un servicio de valor incalculable. ¿Quieres conocer de qué se trata? En los siguientes párrafos te contamos su historia.

De puerta defensiva a casa del peso, pasando por Nieuwmarkt.

Es importante saber que en un principio no existía el edificio que hoy conocemos y que nos recuerda a un pequeño castillo en miniatura. En su lugar, se hallaba la puerta de San Antonio, que era una de las puertas a través de la cual se podía traspasar la muralla defensiva que rodeaba la ciudad. No sería hasta inicios del siglo XVII, cuando el crecimiento imparable de Ámsterdam provocó que la muralla que rodeaba la ciudad fuera derribada, así la puerta de San Antonio quedó libre de muros. Sin embargo, no estaría sola mucho tiempo, ya que a sus pies se construyó una plaza que sería denominada como Nieuwmarkt o la plaza del nuevo mercado.

La vitalidad que transcurría a diario en este espacio fue una de las causas que en 1617 provocó la aparición del “De Waag” o “Casa del Peso”. Este nuevo edificio pronto se convirtió en un punto insignia de la ciudad del siglo de oro holandés. Esto se debió a que en él se cuantificaban las mercancías que llegaban a diario de todo el planeta. En efecto, por esta puerta pasaban y se pesaban todo tipo de mercancías con el fin de que los mercantes pudieran abonar los impuestos aduaneros correspondientes. Teniendo en cuenta la magnificencia que llegó a alcanzar este país durante el siglo XVII, podemos comprender fácilmente porque este lugar fue tan especial durante aquella época.

De Casa de los gremios a Teatro anatómico.

Al tiempo que la antigua puerta de la ciudad fue transformada en Casa del Peso, se construyeron unas torres que daban acceso a unas habitaciones donde se reunían algunos de los gremios de la ciudad, como el de los pintores o los cirujanos. Este último es especialmente importante, pues anualmente se podía asistir a la disección de un cuerpo humano en directo. Cuenta la leyenda que fue una de estas escalofriantes reuniones la que inspiró al gran pintor del siglo de oro holandés, Rembrandt, a componer su famoso cuadro “Lecciones de anatomía del Doctor Tulp”, abra que hoy día se encuentra en el museo Mauritshuis de La Haya.

Unos años más tarde, alrededor de 1812, y bajo el mandato del rey Luis Bonaparte, la fortificación De Waag todavía viviría un nuevo y dantesco episodio cuando fue utilizada por primera vez la guillotina en la ciudad de Ámsterdam: tres personas serían decapitadas a los pies del edificio.

En la actualidad, Restaurante – Café In de Waag.

Finalmente, en 1819, “De Waag” cesa sus ocupaciones como casa del peso. Desde entonces, el edificio ha sufrido un largo periodo en el que ha tenido diferentes y muy diversas funciones como por ejemplo estación de bomberos o museo.

En la actualidad esta pequeña fortificación está situada en el barrio rojo de Ámsterdam, es una elegante cafetería donde todo aquel que quiera puede rememorar las innumerables anécdotas de este imprescindible lugar en la historia de Ámsterdam. Si quieres saber más sobre este lugar esencial no dudes en unirte a Free Tour Ámsterdam.