giraldillo de Sevilla

¿Qué historia aguarda el Giraldillo de Sevilla?

By | Blog Sevilla | No Comments

“…aquella giganta de Sevilla…tan valiente y fuerte como hecha de bronce…” Miguel de Cervantes

Con estas palabras, Miguel de Cervantes nos relata en el capítulo XV de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha cómo es la figura que corona la torre del campanario de la Giralda en la Catedral de Sevilla.

Esa figura de bronce de la que acabamos de hablar es conocida con el nombre de Giraldillo, aunque popularmente también es conocida con otros nombres como Fe, triunfo de la iglesia, Coloso de la fe victoriosa, Alegoría de la fortaleza de la Fe o Santa Juana. Pese a ser una figura conocida por todo sevillano, no todo el mundo conoce de qué trata, qué representa ni por qué se la conoce como el Giraldillo de Sevilla. Su nombre original no es Giraldillo, si no Triunfo de la Fe Victoriosa. Su elevada ubicación y el hecho de que se le conozca como Giraldillo (y no Giraldilla) pueden habernos llevado al error de pensar que estamos ante una escultura masculina, cuando en realidad representa a una mujer con túnica que acompaña una palma en una mano y un escudo en la otra, seguramente inspirándose en la Palas Atenea de Raimondi.

Además, nos puede dar la sensación de ser una figura pequeña cuando en realidad no es así. Se trata de una estatua de unos casi cuatro metros de altura y con un peso de 128 kilos fundida en bronce. Pero entonces… ¿Por qué parece más pequeña de lo que es? La respuesta es sencilla: la gran ostentación de la Giralda la hace empequeñecer.

Por este mismo motivo, alguna vez hemos pensado que el Giraldillo de Sevilla tomó este nombre porque coronaba la Giralda, pero fue justo al contrario: la estatua dio nombre a la torre. Desde el punto de vista funcional es una simple veleta que se mueve en función de la dirección del viento, pero desde el punto de vista patrimonial es mucho más que eso, aunque su historia no se enseñe en los colegios.

Sus orígenes e historia.

En la segunda parte del siglo XVI, en plena época del Renacimiento en España, el cabildo de la catedral de Sevilla manda transformar el alminar árabe adosado a la catedral al arquitecto Hernán Ruiz II “El Joven” con el fin de conseguir un templo cien por cien cristiano. Se trataba del único resto que permanecía en pie de la anterior Mezquita mayor almohade de Sevilla, junto con el Patio de Abluciones o de los Naranjos.

En este proyecto se quería añadir hasta un total de cinco cuerpos de altura y sección decreciente, colocando sobre este último una gran estatua de unos cuatro metros de altura donde su función fuera la de una veleta. El objetivo principal era representar el Triunfo de la Fe victoriosa y como bien muestra su verdadero nombre, simboliza la victoria de los cristianos sobre los musulmanes.

La estatua fue realizada por el escultor Juan Bautista Vázquez, también conocido como “el Viejo” y fundida en bronce en 1568 por el maestro artillero Bartolomé Morel. Siglos después, en el año 1999, fue bajada para su restauración. Tras su rehabilitación y exposición en las Reales Atarazanas, se devolvió a su lugar en julio de 2005. Durante este tiempo se colocó en su lugar una réplica realizada en 1981. Esta réplica, de unos 300 kg de peso, se expone actualmente ante la Puerta del Príncipe de la catedral para contemplación de todos los viandantes.

Por último, cabe destacar que El Giraldillo de Sevilla ha sido utilizada para diferentes actos de cultura popular como, por ejemplo, una adaptación como personaje de dibujos animados. Asimismo, fue la mascota elegida para el Mundial de Atletismo de 1999 celebrado en Sevilla y, por otra parte, también funciona a modo de galardón en dos eventos culturales: El Giraldillo da nombre a un prestigioso premio honorífico que se concede en el mundo del flamenco y un Giraldillo de Oro recibe el largometraje que resulta triunfador del Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Como se puede comprobar, El Giraldillo ha sido, es y será historia de Sevilla.

callejón de la Inquisición

Curiosidades del Callejón de la Inquisición

By | Blog Sevilla | No Comments

Si caminamos por la calle Castilla hacia el Altozano, antes de llegar al mercado de Triana, nos encontraremos en el lado izquierdo un callejón estrecho, cerrado con una cancela de hierro y sobre el que aparece unas palabras: Callejón de la Inquisición.

Pero… ¿Qué fue la Inquisición? Mucho se ha hablado sobre este tema, mitad religioso y mitad político, que existió en España desde 1482 hasta los primeros años del siglo XIX. El Tribunal de la Inquisición, también conocido como Consejo de la Suprema, fue fundado el 11 de febrero de 1482 por los Reyes Católicos, quienes habían obtenido una bula del papa Sixto IV para poder combatir las prácticas judaizantes de los judeo-conversos de Sevilla.

En ese momento, la Inquisición dependía de la monarquía, es decir, de los Reyes Católicos, quienes no se encontraban en buenas relaciones con la jerarquía eclesiástica y querían imponer la Autoridad Real sobre la autoridad temporal de los obispos y prelados. Esto significaba crear una Iglesia dentro de la Iglesia y, en consecuencia, los inquisidores no sabían a quién tenían que obedecer realmente: si a la jerarquía eclesiástica o a la jerarquía civil. Fue por este motivo por lo que se dieron diferentes casos de Inquisición.

En Sevilla, la Inquisición, con diversas y no muy claras habilidades, procuró desacreditar a la catedral, acusando al canónigo magistral doctor Egidio (nombre latinizado del suyo, Juan Gil) de que profesaba ideas luteranas, por lo que le tuvo preso, se le penitenció y se le condenó después a otro año de prisión en el castillo de Triana.

Entonces los inquisidores, con el pretexto de que el magistral de la catedral simpatizaba con los protestantes, ordenaron su detención y le condujeron a las cárceles del castillo de Triana donde se le dio tormento, hasta la muerte. Más tarde, y para explicar su muerte, se comunicó al rey que el canónigo se había suicidado con los trozos de un vaso de vidrio, explicación que nadie creyó en Sevilla. En la mayor parte de estos procesos, la falta de pruebas era suplida con una diligencia en la que se decía que los papales y cartas luteranas no estaban en el poder del interesado.

La escenificación de los suplicios que se ejecutaban.

Se ejecutaban muchas veces en el propio castillo de la Inquisición, a veces se hacían en lugares públicos, celebrándose una ceremonia en la plaza de San Francisco. A los reos se les vestía con ropas nuevas, y a las mujeres incluso con bordados y encajes a fin de que lucieran mejor en el recorrido. A algunos, por sentencias especiales, se les vestía con túnicas blancas que llevaban aplicados trozos de tela roja cortados en forma de llamas, para simbolizar con ello su destino de fuego.

El traslado desde el Castillo de San Jorge o el Castillo de Triana a la plaza de San Francisco se hacía con gran pompa, llevando a los reos con gran acompañamiento y con música, y en la plaza se disponía un tablado con alfombra, dosel y otras ornamentas. Una vez que terminaba el desfile de los reos y se leían las sentencias, se les llevaba al “quemadero”, en un primer momento ubicado en Tablada y más tarde en el prado de San Sebastián (cubierto más tarde con tierra).

Pasear hoy en día por el Callejón de la Inquisición permite hacernos una idea del recorrido que tenían que seguir muchos de los prisioneros desde finales del siglo XV. En esa época se utilizó como la sede del Santo Oficio y como prisión, albergando a supuestos herejes a los que se agotaba el ánimo para lograr su confesión. En definitiva, caminar por el Callejón de la Inquisición era sinónimo de castigo y tortura. Solamente se tenían dos opciones finales: la cárcel o la hoguera (si bien, en algunos casos, existía la esperanza de ser juzgado y quedar libre).

paseos por Sevilla

Recomendaciones si piensas dar paseos por Sevilla

By | Blog Sevilla | No Comments

¿Estás pensando viajar a Sevilla? ¿Te gustaría conocer todos los secretos de la ciudad? ¿Eres de los que no te quieres perder ni un solo rincón en todos los viajes que haces? Si es así, sigue leyendo porque este es el artículo perfecto para conocer y poder visitar todos los lugares de la capital hispalense. Sevilla es una de las ciudades más importantes de toda España. Siempre que viajamos o visitamos una ciudad nueva nos gusta descubrir los mejores sitios de esa ciudad.

Los 10 mejores sitios que no te puedes perder en tus paseos por Sevilla.

  • La Catedral de Sevilla: es uno de los lugares más visitados de Sevilla. Data del año 1507 con un estilo gótico tardío. Además, es la catedral más grande del mundo y donde también podemos encontrar la tumba de Cristóbal Colón y lo más característico: ¡un cocodrilo! Este cocodrilo, de tamaño real, se encuentra colgado de las vigas del techo de una de las naves en el Patio de los Naranjos.
  • La Giralda: es el lugar más característico de la capital andaluza. Además, es el gran ejemplo de la mezcla de cultura cristiana y árabe. En sus comienzos se construye los dos primeros tercios dando lugar al alminar de la antigua mezquita de Aljama de finales del siglo XII. Más tarde, en la época católica, fue construido el campanario y el famoso Giraldillo.
  • Las setas de Sevilla: es también conocida con el nombre Metropol Parasol del arquitecto Jürgen Mayer. Se trata de la estructura de madera más grande del mundo y su construcción se llevó a cabo para la renovación de la Plaza de la Encarnación de la ciudad de Sevilla.
  • Reales Alcázares de Sevilla: se caracteriza por ser uno de los edificios Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En ella podemos contemplar su gran estilo islámico mezclado con otros estilos como el gótico y el mudéjar. Seguro que has escuchado hablar de una serie muy famosa conocida como Juego de Tronos, ¿verdad? Pues muchos de sus capítulos han sido rodados en estos escenarios.
  • Calle Sierpes: ubicada en el centro de la ciudad. Podemos decir que es la calle más transitada para todos los sevillanos, la calle más famosa y donde podemos encontrar los mejores negocios, desde confiterías, relojerías hasta tiendas de moda o de trajes de flamenco. Además, ha servido de inspiración para miles de canciones que han llegado a nuestros oídos.
  • Plaza de España: una de las obras más espectaculares de toda España construida por el arquitecto Aníbal González para la exposición Iberoamericana de 1929. Se trata de una plaza monumental de estilo mudéjar, decorada con un ladrillo visto, mármol y cerámica, dándole un toque renacentista. En ella aparecen representadas todas las provincias de España.
  • Torre del Oro: a orillas del río Guadalquivir podemos encontrar la famosa Torre del Oro. Fue construida en el año 1221 en la época almohade como punto defensivo cerrando la entrada al puerto con una gran cadena que se extendía hasta la otra orilla del río Guadalquivir.
  • Alameda de Hércules: es uno de los lugares más diferentes del carácter sevillano y actualmente lleno de ambiente. La Alameda de Hércules es uno de los paseos por Sevilla más importantes, y el jardín público más antiguo de Europa. Se sitúa al norte de la muralla, rodeado de álamos, y destaca por las dos columnas romanas con la imagen de Hércules, el fundador de Sevilla, y Julio César, quien honró la antigua Híspalis con su visita.

Y por supuesto, deja tiempo para descubrir los barrios más importantes de Sevilla.

  • Barrio de Santa Cruz: Sin duda, es el barrio con más historia de esta ciudad. Callejuelas estrechas y pequeñas llenas de misterios, leyendas y encantos que ocurrieron durante la época judía. Aquí puedes encontrar la iglesia de Santa Cruz o el Hospital de los Vulnerables. Sin duda alguna, es el corazón de Sevilla para uno de nuestros tantos paseos por Sevilla.
  • 1Triana: es muy difícil no hablar de Sevilla y no hablar de Triana. Este barrio tan famoso se encuentra situado al oeste de la ciudad y separado del centro de la ciudad por el río Guadalquivir y unido por el famoso puente de Triana. Este barrio es la cuna de todo el flamenco y donde descubrirás los mejores espectáculos. Pero no solamente eso, sino también la Plaza del Altozano o la Real Parroquia de Santa Ana.

Hasta aquí algunas de nuestras recomendaciones para que puedas dar paseos por Sevilla. Una ciudad llena de ambiente, alegría e historia. Pero si todavía quieres aprender mucho más no dudes en formar parte de nuestros tours por Sevilla.