casa danzante

La casa danzante. Un elemento arquitectónico de interés en Praga

By | Blog Praga | No Comments

Buena parte de la ciudad de Praga ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. Por este motivo no es de extrañar que la ciudad sea muy cuidadosa tanto a la hora de restaurar sus edificios como a la hora de decidir qué hacer con espacios desaparecidos.

Uno de estos espacios que el ayuntamiento de Praga decidió tratar con especial cuidado fue un solar en el corazón de la Ciudad Nueva fruto de un bombardeo aliado en 1944 durante el transcurro de la Segunda Guerra Mundial.

El solar del que estamos hablando se localiza en la plaza de Jiráskovo 1981/6, y durante décadas permaneció vacío. El destino quiso que a finales de los 80 que un vecino de esta plaza, Vaclav Havel, llegase a ser presidente de una renacida Checoslovaquia libre. Por aquel entonces, Vlad Milunic, arquitecto de origen yugoslavo, estaba ayudándolo a restaurar su casa. Durante sus conversaciones hablaron acerca del espacio vacío de la plaza de Jiráskovo. Fue así como empezaron idear el nuevo edificio, que iba llenar ese espacio vacante.

La puesta en marcha de la construcción de la casa danzante.

Tal vez fue la emoción de esta temprana nación postcomunista que los llevó a idear un edificio revolucionario, lejos de los de bloques uniformes y aburridos que se construyeron a lo largo de toda la época comunista. Milunic fue invitado a cooperar con el reconocido arquitecto americano Frank Gehry. La construcción de la Casa Danzante se culminó 1996.

En este nuevo edificio se instalaron numerosas oficinas, a excepción de un pequeño bar en la primera planta y de un restaurante el en ático que goza de unas vistas espectaculares.

El edificio remodeló el concepto de la modernidad en Praga, superando los límites del clasicismo, y en pos de un formato rompedor y contemporáneo. Es un modelo que dinamiza formas imaginarias, que, en este caso, se vislumbra de una pareja bailando agarradas de la mano. Por este motivo no nos puede sorprender que muchos hayan comparado este “baile inmóvil” con el mítico dúo Fred Astaire y Ginger Rogers, tanto, que con el paso del tiempo, el edificio ha tomado el popular nombre de Ginger & Fred, nombres que asignaron respectivamente al palacio de cristal y de piedra.

La Casa Danzante. Un icono moderno y representativo de la ciudad.

A fecha de hoy, la Casa Danzante de Praga, es uno de los pilares icónicos de la modernidad de la ciudad. Recibe la vistita de miles de turistas cada año, entre ellos una gran cantidad de aficionados de la arquitectura, que se esmeran en sacar la foto perfecta de esta curiosa obra maestra. Independientemente de la belleza del edifico, uno de los grandes alicientes para peregrinar hasta ella, es la de disfrutar desde su azotea de una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad.

La casa danzante es un vivo ejemplo de cómo Praga se reinventa y sale fortalecida de cualquier desgracia pasada. Sin duda un lugar a tener en cuenta a la hora de visitar Praga. Por este motivo, en White Umbrella Tours, decidimos incluir este edifico cuando realizamos la planificación de nuestro tour de la Ciudad Nueva de Praga.

reloj astronómico de Praga

El reloj astronómico de Praga. Una reliquia de la ciudad

By | Blog Praga | No Comments

Praga es joya llena de encantos y patrimonio de la humanidad. Su estructura medieval y belleza atraen a millones de turistas al año, siendo es el viejo Reloj Astronómico su mayor atractivo y reclamo.

Cada hora en punto, desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, el espectáculo del reloj astronómico de Praga ejerce de imán sobre cuantos se congregan junto él. Cientos, incluso miles de personas, se acercan a él con curiosidad, armados de cámaras y teléfonos móviles para inmortalizar dicho momento.

Con la primara campanada, se inicia el movimiento de las figuras del Reloj Astronómico de Praga, y con ello el enfoque de miles de dispositivos electrónicos apuntando hacia él: todo el mundo quiere inmortalizar este momento tan especial para después mandárselo a amigos y familiares.

Un reloj con muchos siglos de historia a su espalda.

Apuntar que el Reloj Astronómico de Praga es el tercero más antiguo del mundo, y que de todos ellos es el único que permanece en pleno funcionamiento. Data del año 1410, y que ochenta años más tarde fue remodelado. Con el paso del tiempo el reloj se enriqueció con esculturas, piezas móviles, y otros elementos. Debido a su longeva trayectoria, el ayuntamiento de Praga, se ha visto obligado a restaurarlo en numerosas ocasiones.

Contemplar el espectáculo que proporciona cada hora en punto resulta muy entretenido para aquellos que se animan a conocer Praga. Los componentes principales de los que dispone la famosa torre del viejo ayuntamiento son principalmente tres: el propio reloj astronómico, el carrusel de los apóstoles, y el calendario agrícola.

¿Qué elementos compone el reloj astronómico de Praga?

El Reloj Astronómico tiene como epicentro el globo terráqueo, alrededor del cual van girando el sol y la luna. Alrededor de la tierra, y detrás del sol y la luna, se encuentra una esfera compartimentada en distintos colores que nos ayudan a saber en qué momento del día nos encontramos. De este modo los astros se mueven a lo largo de las 24 horas del día culminando un ciclo completo de día y noche.

Flaqueando el Reloj Astronómico de Praga, se encuentran dos estatuas en cada uno de sus lados, figuras que representan miedos y prejuicios de la antigua región de Bohemia. Por un lado, empezando por la izquierda vemos un caballero sosteniendo un espejo y que representa la vanidad; junto a él se encuentra un personaje que sostiene una bolsa de monedas y que encarna la codicia. Al otro lado, apreciamos un esqueleto sosteniendo un reloj de arena y que simboliza a la muerte. Y la última de las cuatro figuras, la situada más a la derecha, es un personaje con instrumento musical en mano, y que hace alusión a la lujuria.

Situado bajo el reloj astronómico hay una preciosa esfera dorada de estilo art-nouveau: el calendario agrícola, obra de Josef Manes. Un elemento que fue añadido a la torre en 1865 y que representa los distintos meses del año. Este nos muestra que labores concretas debían ser realizadas el campo en cada uno de los doce meses del año. Y finalmente, justo en el centro de este calendario agrícola encontramos el antiguo escudo de la ciudad de Praga.

Una visita imprescindible y de interés para el turista.

Si aún no lo has visto en persona, no dudes en apuntarlo en tu hoja de deberes. De hecho, es una de nuestras primeras paradas en nuestro free tour Praga.

plaza de wenceslao

La Plaza de Wenceslao. Un lugar clave en el pasado y presente de Praga.

By | Blog Praga | No Comments

La Plaza de Wenceslao es uno de los enclaves de mayor transcendencia del viejo reino de Bohemia, antigua Checoslovaquia, actual República Checa.

Esta plaza fue concebida a inicios del reinado de Carlos IV, cuando Praga se convirtió capital imperial. Dicho acontecimiento provocó que la Vieja Ciudad de Praga creciera hasta el punto de quedarse pequeña. Motivo por el cual, Carlos IV y su corte, abordaron la ampliación de su capital imperial, origen este de la aparición de la Nueva Ciudad de Praga. En agrandamiento fue concebido entrono a varias ágoras públicas destinadas a albergar ferias de toda índole y mercados. Alrededor de dichas plazas crecería la nueva ciudad.

De este modo, la Plaza de Wenceslao nació en 1348 por mandato del sacro emperador Carlos IV. Pronto la plaza pasó a ser eje natural de la Ciudad Nueva de Praga. Su función original fue la de albergar un mercado de compra, venta de caballos. De hecho, su nombre original, fue el “Mercado de Caballos”. Y es que su nombre actual, es relativamente reciente. En el siglo XIX, se instaló en la parte alta de la plaza una estatua ecuestre de San Wenceslao, hecho este que provocó el cambio de denominación.

Un lugar de Praga que con el paso de los años, se convirtió en relevante.

La Plaza de Wenceslao ha sido siempre un punto clave de encuentro para el pueblo checo. Su relevancia fue aumentando a medida que crecía la ciudad, pues pasó de ser un ágora periférica, a uno de los mayores espacios abiertos del corazón de la ciudad. Sus dimensiones y localización facilitaron que la Plaza de Wenceslao se convirtiese en protagonista de buena parte de los acontecimientos históricos acecidos en la ciudad de Praga del último siglo.

A finales del año 1918, el imperio Austrohúngaro agonizaba víctima de su participación en la Gran Guerra. Aprovechándose su la debilidad política, el dramaturgo Jan Masaryk y el escultor Gutzon Borglum, redactaron un documento que acabaría convirtiéndose en el acta de independencia del pueblo Checoeslovaco.

¿La estatua de San Wenceslao contempló el nacimiento de una próspera nación?

La lectura de este documento se produjo en plaza de Wenceslao, el día 28 de octubre de 1918, y justo bajo de la estatua de San Wenceslao. Con ella llegó la independencia de Checoslovaquia, y el nacimiento de una joven y prospera nación. Aunque, en años más tarde, en 1938, todo se torció para los checoslovacos cuando sus aliados cedieron a las presiones alemanas en la conferencia de Múnich. Allí se reconoció que la Alemania de Hitler era propietaria de las tierras checas.

Un año después, en 1939, se formalizó en la plaza de Wenceslao el establecimiento del protectorado de Bohemia y Moravia, es decir, la ocupación alemana del país. En 1945, en la plaza, se anunció al país el final de la ocupación y con ello el fin de la guerra. Días después la misma plaza fue escenario de ahorcamientos de miembros de las SS.

Un lugar testigo de la aparición de la opresión comunista.

Algunos años más tarde de la II Guerra Mundial, en esta plaza se declararía la “Victoria de la clase obrera”; o dicho de otro modo, se le anunció al pueblo que el Partido Comunista Checoslovaco tomaba las riendas del poder, y con ello la llegada de un régimen que acabaría durando 41 años.

Durante este tiempo de opresión comunista, este enclave, fue testigo en 1968 de un alzamiento popular en pos de libertad. 250,000 personas se concentraron en ella y sus aledaños. La imagen de aquella manifestación pacífica, conocida como “la Revolución de Terciopelo”. Aquel sueño de libertad fue finalmente masacrado por las fuerzas del Pacto de Varsovia, cuando estas abrieron fuego de forma indiscriminada. La plaza quedó llena de muertos, heridos y totalmente agujereada por los disparos.

Hoy en día este rincón de la ciudad, de 750 metros de largo, es un centro neurálgico de Praga plagado de cafés, hoteles, restaurantes, tiendas de suvenires, oficinas de cambio, pubs…

Sin duda alguna, la plaza es una de las visitas obligadas para todo viajero que se acerque a Praga y que quiera conocer la Ciudad Nueva de Praga.