¿Es la prostitución la profesión más antigua del mundo? Si bien no podemos responder a esa pregunta, hoy en día es posible asegurar que la prostitución en Ámsterdam es al menos tan antigua como la ciudad. En el siglo XIV ya había damas de compañía que se ganaban la vida alrededor del puerto de Ámsterdam, uno de los más importantes del mundo y al que llegaban diariamente marineros después de largas travesías en alta mar. Durante los siglos posteriores, la prostitución se ha llevado a cabo de diferentes maneras, si bien las vitrinas de Ámsterdam no siempre han existido tal como las conocemos hoy día. Sigue leyendo y descubrirás cómo surge esta peculiar manera de las chicas de ofrecer sus servicios.

¿Es legal la prostitución en los Países Bajos?

Aunque pueda parecer lo contrario, la prostitución en Ámsterdam es oficialmente legal solo desde el año 2000. Durante los cuatro siglos anteriores ha pasado por muchas etapas, desde la prohibición y persecución en algunos periodos a la tolerancia en otros, pero nunca regulada. Es en las fases de prohibición cuando surge la idea de encender una luz roja detrás de una cortina como manera de anunciar que en esa casa trabajaba una prostituta. De ahí el color rojo que todos podemos encontrar en las vitrinas de Ámsterdam hoy día.

El “boom” de las vitrinas de Ámsterdam.

Tras la Segunda Guerra Mundial el pueblo holandés recuperó la normalidad y se marcó como objetivo recuperar la bandera de la tolerancia y la libertad. A mediados de los años 50, en el barrio rojo algunas prostitutas comienzan a ofrecer sus servicios sentadas en el exterior de las casas, ataviadas con hermosos vestidos y joyas. Es en ese momento cuando el ayuntamiento decide acabar con la prostitución en la calle, como manera de intentar terminar con la criminalidad que se creaba alrededor del negocio: drogas, proxenetas, trata de blancas… Para ello, deciden imponer severas multas a las trabajadoras que siguieran ofreciendo sus servicios abiertamente en la vía pública.

Las prostitutas responden a esta medida promocionando sus servicios detrás de vitrinas, de manera que podían seguir ejerciendo su trabajo sin incumplir la ley, estando al alcance de cualquier transeúnte y convirtiendo al barrio rojo en la “atracción turística” que es hoy en día.

Debate y preguntas frecuentes.

En la actualidad hay un total de 293 vitrinas disponibles para ser alquiladas en el barrio rojo central de Ámsterdam. El precio del alquiler suele oscilar entre 80-200 euros por un turno de 8 horas. Caminando por sus estrechas calles podemos observar su apariencia interior, una pequeña sala con una cama, así como, a futuros clientes negociando el precio y los servicios antes de entrar.

Pero, ¿cuánto cobran las chicas por sus servicios? ¿Tienen derechos? ¿Pagan impuestos? ¿Están protegidas? ¿Pueden ofrecer también los hombres servicios como trabajadores sexuales en el barrio rojo? ¿Es el barrio un lugar seguro? Si visitas Ámsterdam y deseas conocer en mayor profundidad este famoso lugar, ejemplo de tolerancia y respeto para el mundo entero, no te puedes perder nuestro tour Barrio Rojo en español donde respondemos a estas y otras muchas preguntas que no te dejarán para nada indiferente. Te esperamos todos los días a las 18:00 en plaza Dam.