La capital de los Países Bajos cuenta con una atractivísima historia ligada al mar. Fue sin duda uno de los puertos comerciales más importantes del siglo XVII. En parte gracias al descubrimiento del Nuevo mundo, y a ser la sede de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales con su comercio de esclavos entre África y América.

Esta riqueza ayudó enormemente a expandir una ciudad en la que sus habitantes tenían una mentalidad más abierta que en otros lados para la época. Como demuestra el hecho de que, desde el año 1413, exista un estatuto para proteger a las meretrices. Pese a que Ámsterdam actualmente haya perdido importancia respecto al puerto de Rotterdam, su historia y barrios, siguen marcados por un pasado ligado al mar, y a todo tipo de comercio: incluido al de personas y sustancias psicotrópicas.

El barrio Rojo te sacará los colores

Si ya has disfrutado del Free Tour Ámsterdam, los guías de White Umbrella habrán dejado caer algún que otro comentario sobre el barrio Rojo de Ámsterdam. Estamos en uno de los sitios más peculiares que existen en Europa, y aunque no es un sitio peligroso, es mejor recorrerlo con gente que conoce cada esquina, por ello, es recomendable echar un vistazo a nuestro tour Barrio Rojo.

El primer consejo que compartimos, es que si pisas el Barrio Rojo de Ámsterdam hay que tener una mentalidad abierta. Después de todo, el espectáculo cultural al que vamos a asistir, tiene que ver con el fino acto de regular la tolerancia. Los típicos tópicos sobre el Barrio Rojo de Ámsterdam son las prostitutas y las drogas blandas. Y esos tópicos coinciden con lo que ves nada más poner un pie en el distrito. Ante nosotros: una colección de neones sensuales, tiendas eróticas y cafeterías o pubs, aparentemente normales, que en realidad no son -sólo- cafeterías o pubs…

Los famosos coffee shops en su mayoría son unos establecimientos que venden comida y bebida y en los cuales uno puede interactuar de varias maneras. Suelen ser locales con diferentes estilos tanto visuales como musicales: desde el más puro punk, pasando por el más sofisticado chill out con música comercial. Pero como hemos comentado, estos no son un pub normal en el que sólo uno puede comer y beber. En el barrio rojo de Ámsterdam la gran mayoría de coffee shops venden drogas blandas recreativas: marihuana, setas mágicas y comida con mucho THC inside. Es totalmente legal consumir las susodichas en estos establecimientos. Eso sí, sólo está permitido en los locales donde se venda o que legalmente estén habilitados para ello.

El barrio Rojo de Ámsterdam es más que luces y drogas.

Como ya habrás adivinado al pasar por delante de los neones sensuales, este lugar cuenta con la presencia de cabinas en casi todos los edificios que componen el barrio Rojo de Ámsterdam. Históricamente, la prostitución ha sido aplaudida y vilipendiada por el pueblo de esta ciudad. Pese a que ahora es legal, en el pasado no lo fue tanto, y puede que en el futuro los ciudadanos de Ámsterdam vuelvan a cambiar de opinión.

Así lo esperan algunos vecinos del Barrio Rojo de Ámsterdam, que prefieren que este lugar sea más conocido por la Oudekerk (Iglesia Vieja) y por otras de las maravillosas plazas que también son parte importante del conjunto, pero ignoradas por el turista común. Por ello, para ver más allá de los típicos y tópicos de este peculiar sitio, para empaparnos de Ámsterdam propiamente como un local.

juan

Author juan

More posts by juan