Con aproximadamente 1.5 millones de habitantes, Múnich es la tercera ciudad más grande de Alemania y la duodécima más grande de la Unión Europea. La capital bávara cuenta con una enorme oferta cultura con más de 40 teatros y museos, aparte de localizaciones y monumentos de ensueño. Múnich es una ciudad alemana atípica, por lo que no debemos esperar lo mismo que hemos visto en otras ciudades del país. A pesar de que el centro histórico fue restaurado después de la guerra en su forma original, esta ciudad ha resurgido moderna y cosmopolita.

Si venimos para unos cuantos días, podemos sugerir sitios qué visitar y actividades a realizar, pero si es nuestra primera vez, nuestra mejor recomendación es escoger el tour gratis de White Umbrella, en el que nos contarán y enseñarán lo necesario para sentirnos como un muniqués más.

 

Del aeropuerto de Múnich al centro histórico

 Si hemos mirado el mapa de la ciudad al aterrizar que no cunda el pánico. Pese a que hay unos 30 Km. hasta el centro, el acceso es realmente sencillo. El Aeropuerto Internacional de Múnich-Franz Josef Strauss cuenta con una red de transporte excepcional con metro, autobuses y taxis a nuestra disposición.

Si escogemos el tren, existen dos líneas que nos dejan en dos partes diferentes de la ciudad, pero muy céntricas. El precio es de unos 12 € y se tarda unos 40 minutos. El autobús (Lufthansa Airport Bus), como suele pasar en otras capitales europeas, es el sistema más barato de llegar a nuestro destino, pero también el que más tarda. ¿El precio? Unos 10 € por un trayecto de 50 minutos. Por último, la opción más sencilla pero también la más cara, unos 60 €, es el taxi, que suele tomar entre 45 minutos y una hora, dependiendo del tráfico.

 

Tour histórico por el centro de Múnich

 Si visitamos Múnich por primera vez, la forma más sencilla y práctica para conocer la ciudad de primera mano es informarnos de qué tour gratis hay en la ciudad. Los chicos de White Umbrella ofrecen un free tour (enlace al tour) que hará las delicias de los turistas muniqueses principiantes, ya que nos permitirá conocer de primera mano lo mejor del folclore y arquitectura bávaro.

El centro de la ciudad desde el siglo XII lo hallamos en la famosa plaza de Marientplatz. Aquí encontramos el Nuevo Ayuntamiento que resulta que no es un edificio normal, como demuestra el espectacular reloj de principios del siglo XX, el Rathaus-Glockenspiel. Este reloj mecánico tiene 43 campanas y 32 figuras de tamaño real que ofrece un espectáculo de 15 minutos con escenas de la historia de Múnich a las 11 AM y a las 12 PM todos los días (más un espectáculo extra a las 5 PM entre marzo y octubre).

Para una vista alternativa de Marienplatz, dirígete a la cima de la Iglesia de San Pedro para disfrutar de un panorama de la plaza y del otro lado de la ciudad. La iglesia de San Pedro es la iglesia más antigua de Múnich y está en una colina, por lo que no te la puedes perder. Fue reconstruido después de ser gravemente dañado en la Segunda Guerra Mundial. Hay 299 escalones que subir para llegar hasta arriba, pero las vistas merecen la pena. En un día con buena visibilidad, se pueden ver hasta los Alpes.

Otros de los destinos preferidos por los turistas es la Residenz de Múnich, hogar de la realeza bávara y la sede del gobierno desde 1508 hasta 1918. Podemos admirarlo desde afuera con el tour gratis, y nos parecerá un edificio bastante sencillo, pero por dentro es todo opulencia con oro, frescos, estatuas y mármol en todas partes.

 

Múnich: gastronomía y cultura

 Hogar del famoso festival Oktoberfest, esta ciudad cuenta con una tradición cervecera enorme. Aquí disfrutaremos de una de las mejores cervezas del mundo, que los muniqueses suelen acompañar con platos típicos como el Obatzda, mezcla de quesos y pretzels (una panecillo con forma de lazo), el Schnitzel o filete empanado, ensalada de patatas o la maravillosa salchicha blanca con mostaza dulce.

Tras haber acabado el tour gratis y haber repuesto fuerzas, ya nos habremos dado cuenta que Munich es una gran ciudad para los amantes del arte con su propio distrito de museos. Aquí hallaremos Pinakothek: la Alte Pinakothek, la Neue Pinakothek para el arte europeo de los siglos XVIII y XIX y la Pinakothek der Moderne para el arte contemporáneo.

 

Alrededores de Múnich

 Si contamos con bastantes días para disfrutar de la capital de Baviera, podemos realizar una excursión a las afueras, ya sea a alguna ciudad como Nuremberg o algún paraje natural como el espectacular lago Konigssee. A unas dos horas en coche, también encontraremos el famoso castillo de cuento: Neuschwanstein. Situado en un lugar excepcional y mandado construir por Luis II de Baviera a finales del siglo XIX, cumple todos los sueños románticos de un castillo: altas torres, almenas y muros de piedra que se elevan espectacularmente en un peñasco rocoso sobre el lago. Es igual de fantástico por dentro, lujosamente decorado con temas de ópera y literatura romántica.