La capital bávara es una de las ciudades más importantes de Alemania, no sólo por su importante localización, cercana a Nuremberg y a unas pocas horas de los Alpes bávaros, sino también por su oferta cultural, culinaria y por supuesto, cervecera. Al fin y al cabo, es la casa del famoso Oktoberfest. Si sólo dispones de 24 horas para disfrutar esta ciudad, te proponemos un plan turístico en el que ver una gran cantidad de edificios, museos y lugares pintorescos simplemente caminando.

Múnich en un día, ¿pero de verdad es posible?

Sí, es posible ver Múnich en sólo día, y aunque el transporte en Metro y tranvía es una buena opción, con tan poco tiempo, tendremos que acotar nuestro radio de acción al centro, y no perder demasiado tiempo, yendo de una esquina de la ciudad a la otra. En este sentido, es muy recomendable disponer de calzado cómodo y prepararse para disfrutar de una urbe que representa lo mejor del folclore bávaro.

Empezamos nuestro día en Múnich en la famosa plaza de Marientplatz, un lugar que se considera el centro de la ciudad desde el siglo XII. El Nuevo Ayuntamiento preside imponente la zona, que tiene como principal atracción el Rathaus-Glockenspiel. Este reloj data de principios del Siglo XX, y se compone de un carillón con 43 campanas y 32 figuras a tamaño natural. A lo largo de 15 minutos, cuenta la historia del casamiento entre el duque local Guillermo V de Baviera y Renata de Lorraine que podremos admirar gratis, todos los días a las 11 y 12 de la tarde, y a las 17 horas en verano.

Desde aquí podemos continuar hacia el Palacio Residenz. Un imponente complejo, que fue hogar de los antiguos monarcas bávaros. Es tan grande que cuenta con varios edificios repartidos en 10 patios y más de 125 habitaciones. Su interior, ofrece un recorrido lleno de cultura e historia. Especialmente en la Sala de Antigüedades, bellísimamente renacentista, y en la Casa del Tesoro, donde podremos apreciar las joyas de la Casa de Wittlesbach, que abarcan más de 1000 años de Historia.

A sólo unos 10 minutos andando tenemos la Catedral de Múnich, un imponente edificio completado en 1524 con dos torres gemelas que coronan el cielo muniqués. Una de ellas está abierta al público, y ofrecen unas maravillosas vistas de toda la urbe. Eso sí, desafortunadamente nos tocará subirla peldaño, a peldaño, ya que no cuenta con un ascensor.

Al aire libre, Múnich ofrece bastantes lugares pintorescos en los que poder relajarnos, como el famoso Jardín Inglés, con más de 400 hectáreas al aire libre en las que disfrutar de este pulmón natural de la ciudad. O como no, el famoso mercado Viktualienmarkt, que es uno de los más grandes de esta urbe, donde los colores, olores y el gentío, nos harán sentirnos como un muniqués más.

Múnich son más que edificios y plazas. Disfrutalo guiado con nuestro free tour

Seguro que después de este rato paseando entre estas espectaculares construcciones y calles, nos ha llegado el delicioso olor a salchicha y cerveza: ¡por supuesto que huele a salchicha, estamos en Alemania!

Pero piensa, ¿y si todo esto lo puedes conocer a través del free tour Múnich? Un recorrido a pie donde nuestros guías profesionales te explican todos los detalles, experiencias y vivencias de la ciudad.

digitalmarketing

Author digitalmarketing

More posts by digitalmarketing