No hay duda que uno de los momentos más reconocidos y esperados de Alemania es la apertura de los mercadillos de navidad de Múnich que, durante el mes de adviento, inundan las principales calles y plazas de la ciudad.

La tradición de los mercados de Navidad de Múnich son, sin duda, una costumbre profundamente arraigada en Alemania y, aunque no sea el único lugar en donde se celebran, sin duda siempre nos viene a la cabeza este país cuando hablamos de mercados navideños. Para los alemanes, recorrer estos mercadillos es la forma de poder saborear la navidad antes de tiempo, una sensación que sin duda también percibirán aquellos foráneos que los visiten. Casi todas las ciudades alemanas cuentan con su tradicional mercadillo, pero es en Múnich donde llega a su máximo exponente cuando nos encontramos no uno, sino muchos de estos mercadillos repartidos no sólo por su casco histórico, sino por toda la urbe.

Los mercados de Navidad de Múnich son una tradición muy antigua en Alemania.

La tradición comienza en los duros inviernos del siglo XIV, cuando a los comerciantes y artesanos se le permitió vender sus productos en las plazas centrales de las ciudades para poder pasar la fría estación. La dureza del invierno quedaba mitigada con las construcciones de locales adecuados para esta compra-venta de artesanía en esos días de adviento y, como hoy en día, suponía la excusa perfecta para reunirse con conocidos y familiares.

En el caso de la ciudad de Múnich, no es hasta 1640 cuando aparece la primera mención de uno de estos mercadillos de navidad, en la actual Kaufingerstraße. Sin embargo el famoso Christkindlmarkt de Marienplatz, tal y como hoy lo conocemos, es mucho más reciente, estableciéndose como el mercado principal de la ciudad en 1972 en la famosa plaza muniquesa.

¿Podremos recorrerlos todos?

Durante el tiempo en el que están abiertos estos mercadillos, el visitante no sólo podrá degustar los más típicos productos como el Christstollen, sino que también podrá hacer un descanso en los numerosos puestos de bebidas, donde la famosa cerveza bávara da paso al Glühwein, el vino caliente tan necesario en los días fríos. Por otra parte, para aquellos a los que el Glühwein se les quede corto, pueden optar por un Feuerzangenbowle, bebida de más reciente tradición, consistente en una curiosa mezcla de ron y vino. Sin duda el lugar ideal para ello será el Mittelaltermarkt, un mercado diferente donde, rodeados de un ambiente medieval, quedaremos absorbidos del olor de las carnes asadas y la amplia oferta gastronómica.

Pero estos mercados de Navidad de Múnich no podían estar completos sin todos esos puestos de artesanía, que van desde pequeñas bolas con las que decorar los árboles hasta los nacimientos. En la católica Baviera, la composición del nacimiento cobra una importancia muy relevante. Si todavía os falta alguna figura para completar vuestro Belén, debéis pasaros por el Kripperlmarkt, con el riesgo de que os paséis horas eligiendo cuál comprar.

Para los que busquen una navidad diferente, quedarán no obstante sorprendidos si van al Pinkmarket, donde la comunidad LGTB se reúne para dar más colorido si cabe a esta fiesta. O también los diferentes Märchenbazar y el ya clásico Festival de Tollwood, mercados más alternativos.

Dentro de nuestros tours por Múnich, tienes la oportunidad de ver todos estos mercadillos y empaparte del lujo de poder disfrutar de Múnich en Navidad.

juan

Author juan

More posts by juan