Lisboa: la ciudad de las siete colinas

Sin lugar a dudas, la mejor manera de iniciar tus tours por Lisboa es visitar el antiguo corazón de la ciudad: su centro. Para hacer las cosas más sencillas, podemos dividir el centro de Lisboa en tres zonas: el Barrio de Alfama, la zona de la Baixa (o Baixa-Chiado) y el Bairro Alto. Es imprescindible visitar estas zonas de la ciudad.

La capital portuguesa, en su gran mayoría, ha sido reconstruida debido a las grandes catástrofes que la han abatido. El terremoto del año 1755 deja marcada irremediablemente la historia de la ciudad destruyendo gran parte de ella y matando a miles y miles de ciudadanos lisboetas. Pero dejémonos de tragedias y hablemos de la belleza.

Disfruta paseando por el centro de Lisboa.

Lisboa es llamada la ciudad de las siete colinas, y es que esta ciudad está llena de cuestas que la hacen aún más especial. La más alta encierra el barrio de la Alfama, el más antiguo y auténtico de la ciudad. Por su contra, en el centro nos encontramos con numerosas plazas y amplias calles que en su momento fueron consideradas demasiado grandes e innecesarias. Sin embargo, el Marqués de Pombal, encargado de la reconstrucción de la ciudad, afirmó que llegaría el día en que esas amplias calles se volverían pequeñas.

Las plazas del centro de Lisboa son amplias, coloridas y llenas de vida. Recorrer el tramo que va desde la Plaza del Comercio (lugar de comienzo de todos nuestros tours y de nuestro free tour Lisboa) hasta la Plaza de Figueira lleva cinco minutos, pero en ese corto camino encontrarás calles muy llamativas y llenas de historia que te harán viajar en el tiempo. La plaza del Rossio (o de D. Pedro IV) y la plaza de Restauradores nos dan a conocer la famosa calcada portuguesa y nos cuentan una gran parte de la historia lisboeta. Cerca de esta plaza de Rossio se encuentra la antigua Iglesia de Santo Domingo, un auténtico recordatorio de las catástrofes sufridas por esta ciudad.

Si nos dirigimos en dirección opuesta a la Plaza de Rossio, nos encontraremos con el elevador de Santa Justa. Este ascensor nos ofrece una vista panorámica impresionante del centro de Lisboa. Sin embargo, éste no es el único elevador de la ciudad. Te encontrarás con muchos de ellos a lo largo de tu visita.

Lisboa ofrece sus encantos durante la noche.

Y si lo que buscas es disfrutar de la noche lisboeta, debes dirigirte a este barrio, una zona llena de bares, restaurantes y miradores para disfrutar de la ciudad. Este barrio contiene muchas callejuelas y coloridas decoraciones que llaman la atención del turista, pudiendo apreciarse en todas ellas el esplendor de la cultura portuguesa.

El centro de Lisboa te sorprenderá y te enamorará. Además, su proximidad con el mar le otorga una singular belleza y un toque especial a esta ciudad.