Si te encuentras en el barrio de la Alfama y quieres tomarte un respiro después de subir cuestas y perderte por sus callejuelas, el mirador de San Esteban es el lugar ideal. Es uno de los secretos mejor guardados de Lisboa. Pero, ¿por qué decimos que es un secreto? Pues porque, a pesar de su belleza y particular localización, este mirador no es muy conocido, ni siquiera entro los propios lisboetas. No se encuentra a simple vista y, para llegar a él, es necesario adentrarse previamente en el laberíntico y maravilloso barrio de la Alfama. Es el perfecto lugar para relajarse gracias a su serena atmósfera, al mismo tiempo que se admira la belleza de la capital portuguesa.

Ningún otro mirador de la ciudad tiene una vista y un ambiente tan particular e impactante como éste (y esto es mucho decir, ya que Lisboa está llena de miradores).

¿Dónde se encuentra el mirador de San Esteban?

El mirador de San Esteban se encuentra en el barrio de la Alfama. Junto a él encontramos la iglesia de San Esteban, construida en el siglo XII y catalogada como Monumento Nacional. La Iglesia, como la gran mayoría de monumentos de la ciudad, no conserva su original estilo barroco, ya que ha sido restaurada debido a las catástrofes a las que ha sobrevivido en los últimos siglos.
Este espacio ofrece una asombrosa vista del barrio y una inmejorable panorámica del río Tajo. Además de esto, ofrece también algo que no encontramos en otros miradores de la ciudad. Y es que desde el mirador de San Esteban se puede apreciar con tranquilidad la vida cotidiana portuguesa, gracias a que se encuentra situado en el corazón del barrio más antiguo y auténtico de la ciudad.

La Alfama te transportará a la época musulmana de Lisboa; un barrio lleno de melodía y vida. Música típica portuguesa, como el fado, pastelerías por doquier, miradores llenos de color, infinitas callejuelas y, sin duda, muchísima personalidad son las características que definen a este barrio. Al terminar de disfrutar de un buen rato en este mirador, puedes bajar las escaleras y disfrutar de las coloridas calles de camino hacia el río. Unos detalles que puedes conocer gracias a nuestro tour Alfama en idioma español.

A pesar de que las innumerables cuestas son razón de descontento entre los ciudadanos y visitantes de Lisboa, la realidad es que éstas forman parte del encanto que tiene esta capital. Gracias a esta característica, podemos apreciar las impresionantes vistas, convirtiendo a Lisboa en una capital única y especial.